En nuestro anterior post tratábamos cuestiones referentes a la inscripción y la vivienda en las parejas de hecho. Como recordamos, entendemos por pareja de hecho una unión estable de convivencia entre dos personas, que no estén casadas o unidas por vínculo matrimonial, siendo sinónimos también ‘unión paramatrimonial’ y ‘convivencia more uxorio’. Hoy vamos a hablar de las pensiones y los hijos en los casos en los que la unión entre dos personas es mediante la figura de pareja de hecho.

LAS PENSIONES

Existen tres tipos de pensiones que pueden afectar a los casos de parejas de hecho, como son la viudedad, la compensatoria y la alimenticia.

1. VIUDEDAD

En caso de fallecimiento de uno de los miembros de la pareja de hecho, siempre que estén registrados oficialmente como tal, para poder optar a la pensión de viudedad es necesario cumplir una serie de requisitos que se diferencian a los que han de cumplir las parejas inscritas como matrimonio. Éstos se dividen en requisitos de pareja y requisitos económicos:

De pareja

  • Constituir una pareja de hecho con análoga relación de afectividad que la conyugal, es decir, que se trata de una relación que va más allá de la amistad y tenían un proyecto de vida en común.
  • Que no exista vínculo matrimonial con una tercera persona.
  • Que exista relación de convivencia con una anterioridad de cinco años previo a la fecha de fallecimiento y su inscripción en el Registro de Parejas de Hecho sea previo a dos años del fallecimiento.

Económicos

      Relativos al causante: su alta y cotización

  • Es decir, que se cumplan los requisitos de alta y cotización
  • Será necesario acreditar un período de cotización, que variará según la situación laboral del fallecido y de la causa que determina la muerte:
  • En alta o situación asimilada al alta, 500 días dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento o 15 años a lo largo de toda la vida laboral.
  • En no alta: 15 años a lo largo de toda la vida laboral.
  • Pensionistas: No se exige período de cotización.
  • No se exige período previo de cotización, cuando la muerte se produce como consecuencia de accidente o enfermedad profesional.
  • Además, será necesario acreditar unas condiciones específicas, cuando el fallecimiento se debe a una enfermedad común anterior al vínculo de parejas de hecho.

       Relativos a la persona beneficiaria: sus ingresos

La persona beneficiaria de la pensión deberá reunir unos requisitos económicos concretos, a saber, los siguientes:

  • Que sus ingresos, durante el año natural anterior al deceso del causante, no alcanzaron el 50% de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo periodo.
  • Alternativamente, que dicho porcentaje no supere el 25% en el caso de que no existan hijos comunes con derecho a la pensión de orfandad.

Además, es necesario tener en cuenta que la pensión de viudedad se extinguirá si el beneficiario contrae matrimonio o inicia una relación de convivencia con otra persona, salvo que el matrimonio sea teniendo más de 61 años o tenga incapacidad de grado superior al 65%.

2. COMPENSATORIA

La pensión compensatoria tiene como objeto reparar el desequilibrio económico que produce la ruptura de un matrimonio. Por tanto, este tipo de pensión sería aplicable únicamente en los casos en los que la unión entre ambos miembros sea matrimonial. No obstante, se puede establecer una pensión reparadora judicialmente que exigirá, en primer lugar, que se reconozca judicialmente la existencia de la unión de hecho. Igualmente, se precisa que la parte que solicita dicha pensión se haya dedicado al cuidado de la familia y lo continúe haciendo o colabore en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro compañero.

3. ALIMENTICIA

Como dicta el Código Civil, por alimento se enciende ‘todo lo indispensable para el sustento, la habitación, el vestido y la asistencia médica’. Igual que sucede en el matrimonio, ambos miembros de la pareja de hecho han de contribuir, a partes iguales, en el pago de los gastos que implica la convivencia como luz, agua, teléfono o adquisición de víveres. La misma puede ser pactada al inicio de la relación o especificada en relación proporcional a los recursos económicos de cada miembro. En caso de ruptura, el Código Civil no contempla la posibilidad de establecer judicialmente una pensión de alimentos. No obstante, se puede pactar en un documento público o privado entre ambos miembros.

LOS HIJOS

Mientras dura la convivencia de la pareja de hecho, la patria potestad, así como la guardia y custodia de los hijos, se realiza de manera conjunta. En caso de existir ruptura, no supone la extinción de la obligación de prestar alimento a los hijos, así como ejercer su guarda y custodia. Los miembros de la pareja pueden pactar todo lo relacionado al respecto pero nunca renunciar al pago de aquello que al hijo le corresponda.

Hay que tener en cuenta que no existe en nuestro ordenamiento jurídico una legislación de aplicación general, a nivel estatal, en el ámbito de las uniones de hecho. No obstante, diversas comunidades autónomas como Andalucía han dictado normas para regular dichos casos. Para cualquier aclaración no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de los números de teléfono 957 511 972 o 606 381 948, o escríbenos al correo electrónico abogado@vrlabogados.com